La moda transforma

"Me podrán sacar de Bosa pero nunca sacarán Bosa de mi". Christian Camilo Colorado Correa tiene 29 años y es oriundo de Caldas, Antioquia. Salió de su casa a los 13 años en busca de su madre, a quien no conocía, para finalmente radicarse en Bogotá.

Su vida tuvo altos y bajos. Pasó de ser el niño rebelde que decidió salir de su región para triunfar, a ser un alma rebelde en medio de una gran ciudad con sus costos, peligros y dificultades, lo que lo obligó a convertirse en un vendedor ambulante para sobrevivir.

Muchas cosas cambiaron en él menos su rebeldía, una rebeldía llena de anhelos y de metas claras, que hoy lo tienen en el lugar y el momento preciso.

“Diseñar por amor y trabajar por plata” es la frase que marca la vida de Christian Colorado. (Foto: Angela Serrano)

 

Con el tiempo, Christian aprendió a hacer ropa y la vendía en una feria que hacen todos los domingos en el 20 de julio, un sector muy conocido para el comercio en Bogotá. Debido a su gusto por la confección de ropa la familia siempre le dijo que sería diseñador.

Su carrera como diseñador empezó cuando descubrió que esta pasión le ayudaba a superar sus demonios, que en forma de alucinógenos mantenían a este talento en las sombras de las calles. El Sena fue el trampolín para descubrirse y se graduó en el 2012. Hoy tras enfrentarse al miedo de la independencia laboral, es uno de los talentos jóvenes más prometedores del país.

Una vez descubrió el poder sanador de la moda, nació  ‘Bosa York Dream’, una iniciativa que comenzó como un método para recaudar fondos que le permitieran viajar para participar en las pasarelas del New York Fashion Week y mostrar sus creaciones. Y que, se transformó en la oportunidad perfecta para cerrar brechas sociales a partir del diseño.

Con Bosa York Dream se pretende cerrar brechas, a través talleres donde se cuenta la historia de vida de Christian y se enseña cómo entender la moda desde una problemática social. “Lo que más me gusta de mi carrera es poder inspirar a otras personas, ser ejemplo a seguir o un modelo para que las personas crean en lo que hacen; y a la vez que inspiro, las historias de las personas me inspiran a mí”.

The Bosa York Dream se representa en unas camisetas blancas con letras negras que dicen “New York, París, Bosa” con la intención de igualar a Bosa, una de las localidades más vulnerables de Bogotá, con New York y París, dos de los grandes escenarios de la moda en el mundo.

“Desde Bosa para el mundo” (Foto: Catalina Uribe)

 

Christian, quien ya ha viajado con sus confecciones a las pasarelas de Nueva York, ha encontrado en el Diseño de Modas algo más que una vocación, ha encontrado su meta en la vida, aportar a la sociedad desde el poder de sus manos y su talento.

“ Yo siento que mi meta en la vida más allá de ser un diseñador bueno o malo, exitoso o no, siempre he querido que sea aportar algo a la sociedad, entonces si lo puedo hacer desde mi trabajo me parece súper cool”.

Su meta principal es llegar lejos, no solo por su reconocimiento, sino para apadrinar jóvenes, niños, niñas o adultos que tengan ganas de salir adelante y lograr sus sueños.

Hoy se proyecta siendo un reconocido diseñador de modas en Nueva York y París, pues en Bosa es toda una estrella, tres lugares que son protagonistas de su historia de vida.

 

Facebook: @thebosayorkdream

Instagram: @thebosayorkdream