LOS NIÑOS DE ‘LA SEÑO’ OSIRIS

La protagonista de nuestra historia es Osiris Matute, una mujer emprendedora y educadora por vocación. Una mujer que, con trabajo e imaginación, ha transformado la historia de varias generaciones en el barrio San Francisco de Cartagena.

‘La seño’ Osiris, como la llaman en el vecindario, emprendió hace 30 años la labor de educar a los niños: enseñarles a leer, escribir, darles matemáticas básicas y, sobre todo, darles el plus del respeto, los valores y el amor por los demás.

“Es un modelo educativo que se ha perdido mucho, porque en la modernidad más valen las buenas calificaciones, hablar más de dos idiomas y saber de matemáticas para “ser alguien en la vida“”, dice Osiris. .

Esta ‘avispada’ trabaja con más de 50 niños de 5 a 14 años que, en un futuro, serán capaces de liderar procesos sociales y que hoy tienen sueños tan diversos como salir adelante como futbolistas o estudiar Medicina.

 

 

El desarrollo de su proyecto no ha sido fácil. Sin embargo, la persistencia de ‘La seño’ tocando puertas y dando a conocer su ‘modelo’ educativo, les ha permitido a niños  marginados de Cartagena ver una realidad donde los sueños se pueden hacer realidad.

“A mis niños les digo que no se queden en primaria, que quiero verlos triunfantes, que progresen, porque todos son bendecidos y tienen capacidades para salir adelante”, sentencia Osiris.  

En San Francisco, entre calles destapadas y casas en obra gris, la comunidad está entendiendo que la forma de romper con la segregación es apostarle a la educación de los más jóvenes. Una lección que Osiris les da todos los días.