Orwan y los abuelos

Tuve el trabajo voluntario hoy en un ancianato. Los ancianos aquí, en realidad todos están en hogar de ancianos, tienen sus propias familias con muchos miembros: hijos, nietos, sobrinos, amigos, etc. Y por supuesto, quieren pasar tiempo, que probablemente sea el último, con sus familiares. Sin embargo, por alguna razón, acaban en los ancianatos... es triste pero es realidad. Tuve una oportunidad de hablar con los ancianos y me gusta mucho! No solo porque tienen muchas experiencias que vale la pena contar y transmitir a la próxima generación, sino también ellos son el reflejo de nuestro futuro y cómo trabajar la naturaleza: todo el mundo le da a luz, le crece, le hace el envejecimiento y la enfermedad y por fin le da un permiso para regresar a la tierra. Entonces, es una experiencia muy valiosa de mi vida. Aparte de eso, tengo mucho respeto a las personas que cuidan a los ancianos, es que necesitan ser muy paciente, extremadamente!! (Fila de atrás - desde la izquierda: Inés, yo y Paula. Primera fila: señora Lygia (105 años!) y don Edgar)