No es hora de callar

Dejar de matarnos es posible.

La noche del viernes 16 de septiembre de 2016, Camilo Sanclemente, un administrador de empresas de 32 años, golpeó sin clemencia a María Isabel Covaleda, su exnovia. La agredió porque ella se rehusó a volver con él y, en venganza, él la dejó inconsciente y huyó.

Cuando recuperó la consciencia, María Isabel se vio rodeada de personas que trataban de ayudarla. A lo lejos, vio que su agresor regresaba, fumando, como si no hubiese sido él quien la intentó matar. La policía ya había llegado y se los llevaron a los dos, en la misma patrulla, a una URI donde Covaleda puso la denuncia.

Su caso es uno de los muchos que ocurren en Colombia diariamente. Desafortunadamente, son pocos los que se vuelven virales y reciben tanta atención mediática, pues a diferencia de María Isabel, las víctimas no quieren exponer su situación a la opinión pública.

La Fiscalía General de la Nación ha ingresado 413 casos de feminicidio o tentativas de feminicidio desde el año 2014, cuando se sancionó la Ley Rosa Elvira Cely, que tipifica este delito. Sin embargo, la cifra está muy por debajo del total de delitos como éste que se dan en el país: sólo en 2017 Datasketch ha podido contabilizar 150 casos de feminicidios, y 32 investigaciones y condenas por tentativas de feminicidio.

Esta es la historia de María Isabel, la de muchas mujeres que han sido víctimas de la violencia y la de todas las mujeres que lo serán en el futuro.

Ellas han entendido que no están solas y que estas tragedias se pueden evitar, pero para eso te necesitan a ti. Juntos podemos cambiar el futuro de muchas niñas y mujeres, y podemos ayudar a aquellas que han pasado por el dolor y que han resurgido de las cenizas.

Mira como puedes combatir la violencia de género en este especial de nuestros amigos de Datasketch haciendo clic aquí.

#NiUnaMás

Más Noticias