Ayúdanos firmando esta campaña para pedir a las cancillerías de Colombia y Venezuela que abran un canal humanitario, para que las toneladas de alimentos y medicinas que se requieren puedan entrar a nuestro país para aliviar la situación que hoy vivimos.

Soy Gabriela, una joven de 25 años que vive en Caracas y hoy quiero contarte la verdadera realidad por la que atraviesa mi país, Venezuela.

Hace pocos días fuimos noticia por la decisión que tomó el Gobierno de Nicolás Maduro de disolver la Asamblea Nacional. Este evento le dió la vuelta al mundo, fuimos tendencia en Twitter, y toda la región se conmocionó, las páginas de los principales diarios difundieron la ruptura del hilo constitucional y la crisis democrática. Después el gobierno reversó su decisión, con esto se creía que todo volvería a la normalidad, el mundo creyó que significaría una mejoría en la situación interna de Venezuela; pero la realidad es otra y lo que ocurre en la nación es mucho más profundo.

Desde hace más de un año, la crisis generada por el gobierno ha llevado a que cerca de 20 millones de personas estemos luchando contra el hambre. Para nadie es un secreto que la crisis que asola al país está provocada por la baja producción, la inflación, y el cierre de la frontera terrestre que ordenó el presidente Nicolás Maduro en 2015. Esto ha causado la escasez de alimentos básicos como la harina para hacer el pan, arroz y leche entre otros, junto con los medicamentos para atender las enfermedades de nuestras familias, incluso un deterioro feroz del sistema de salud público en donde en la mayoría de los casos no pueden trabajar sin antes pedirle los insumos básicos a los mismos pacientes para tratarlos.

Tristemente vemos cómo todos los días gran parte de la población venezolana se ha visto obligada a reemplazar los estantes de los supermercados por los botes de basura de los restaurantes y carritos de comida, en donde muchas personas esperan encontrar su próxima cena y poder alimentar a sus familias, o venderlas para conseguir algo de dinero.

Los días donde Venezuela era una nación pujante y alegre han quedado atrás. No le ha bastado al gobierno con no llevar a cabo las medidas necesarias para resolver la crisis que se vive día a día, sino que innumerables veces ha negado la ayuda de comida y medicamentos que han ofrecido desde otros países para sobrellevar la lamentable situación en la que ha sumergido a la población. En este momento 2 de cada 10 niños en nuestro país, están en riesgo de desnutrición.

Miles de niños todos los días se van a la cama sin comer, los padres dejan de alimentarse para darles lo poco que tienen a sus hijos. Hay muchísimos productos que dejaron de verse en Venezuela y el salario nunca  está a la par de la inflación que carcome a la población.

Nuestra situación es crítica e insostenible. Sabemos que la desnutrición, el hambre, y la escasez de medicinas, no es un tema de los medios, ni de la oposición o del gobierno. Las manifestaciones en la calle de los días anteriores son un reflejo de la necesidad que tenemos los venezolanos de que nuestro clamor sea escuchado. La voz de la crisis humanitaria y social que vive la sociedad venezolana es ensordecedora y mucho más fuerte que la opresión que quiere callarla. Exigimos que la represión de las fuerzas armadas contra nosotros los ciudadanos cese. 

Por eso decidimos empezar esta campaña, para contar nuestra historia sin miedo y pedir a la Cancillería Colombiana (@CancilleriaCol) y a la Canciller Venezolana (@Vencancilleria) la apertura de un canal humanitario entre Colombia y Venezuela, pedimos que este canal humanitario se abra bajo la supervisión y con el apoyo logístico de las Naciones Unidas (@ONU_es ) y de los países donantes.‏ Un canal humanitario es una forma de ayuda que responde a las necesidades y urgencias de una población, si logramos su apertura, las toneladas de alimentos y medicinas que se requieren podrán entrar a nuestro país y aliviar la situación que hoy vivimos. 

¡Firma esta campaña y ayúdanos a correr la voz difundiendola con tus contactos! #VenezuelaEstamosContigo

Firma la petición

197 FIRMAS
250
Carmen Alicia

Carmen Alicia firmó la petición

Diana

Diana firmó la petición

Alexandra

Alexandra firmó la petición

Roberto

Roberto firmó la petición

Andres

Andres firmó la petición

John Paul

John Paul firmó la petición

Sofia

Sofia firmó la petición

Marcia

Marcia firmó la petición

Paola

Paola firmó la petición

Jorge

Jorge firmó la petición

Marco Tulio

Marco Tulio firmó la petición

Catalina

Catalina firmó la petición

Juliana

Juliana firmó la petición

Alejandra

Alejandra firmó la petición

Eca

Eca firmó la petición

Mario

Mario firmó la petición

Clemencia

Clemencia firmó la petición

Carolina

Carolina firmó la petición

Juliana

Juliana firmó la petición

Simón

Simón firmó la petición

Mario

Mario firmó la petición

Natalia

Natalia firmó la petición

maria esperanza

maria esperanza firmó la petición

Diego

Diego firmó la petición

Diego

Diego firmó la petición

Diego

Diego firmó la petición

Erick

Erick firmó la petición

Jason

Jason firmó la petición

Mario

Mario firmó la petición

Mario

Mario firmó la petición

Mario

Mario firmó la petición

Juliana

Juliana firmó la petición

Simón

Simón firmó la petición

Carolina

Carolina firmó la petición

Mario

Mario firmó la petición

Firmas Recientes

Daniela
Camilo
Nathalia
Juliana
Luisa
Maria c
Limary
Karem
Claudia
Adib
Aireen
Carolina
Juan Carlos
Jose
Orali
Mary Hengy
Jeanelis
María
Betzaida
carlos
Vanesa
Pedro
Anne
Lina Maria
Rodrigo
Laura
Alejandra
Andres
Carolina
Natalia